Temas del día

En el partidor.

Disponen 1.828 vacantes para los ascensos en las FFAA

Expectativa. Una vez aprobado el número de vacantes, las FFAA deben proponer nombres.
Expectativa. Una vez aprobado el número de vacantes, las FFAA deben proponer nombres.
En esta semana el jefe del Estado deberá suscribir las respectivas resoluciones supremas para el ascenso de los oficiales de mayor graduación de los institutos armados.

Ángel Páez/



El Ministerio de Defensa aprobó el número de vacantes para el próximo ascenso de grado para oficiales generales, superiores y subalternos, que plantearon los comandantes generales del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea al despacho del titular del sector, Pedro Cateriano Bellido .



El proceso genera enorme expectativa en los institutos castrenses.



Se han previsto 1.811 ascensos: 1.199 en el Ejército, 365 en la Marina y 247 en la FAP.

Del total de las vacantes, 1.471 son para efectivos de Armas y 357 para los de Servicios.



En el caso del Ejército, se ha asignado 578 plazas para el ascenso de oficiales generales y superiores (436 de Armas y 142 de Servicios) y 621 para oficiales subalternos (544 de Armas y 77 de Servicios).



Solo se ha contemplado dos vacantes para General de División y 17 para General de Brigada. Luego, 120 para Coronel (94 de Armas y 26 de Servicios); 213 para Comandante (154 de Armas y 59 de Servicios); y para Mayor 170 (56 de Armas y 226 de Servicios).



Respecto a las vacantes para General de Brigada, la norma del Ministerio de Defensa precisa que son 6 para el arma de Infantería; 3 para Caballería; 4 para Artillería; 3 para Ingeniería; y 1 para el Servicio Jurídico.



EL PRESIDENTE ES DEL ARMA DE ARTILLERÍA



La Promoción Héroes de Pucará y Marcavalle, a la que pertenece el mandatario Ollanta Humala Tasso , es una de las que tiene mayor cantidad de postulantes aptos para el ascenso al grado de General de Brigada.

PARA TODAS LAS ARMAS



El año que pasó alcanzaron dicho grado 10 oficiales de la mencionada promoción.



El Ejército ha considerado 183 plazas para Capitán (150 de Armas y 33 de Servicios); 161 para Teniente (141 de Armas y 20 de Servicios), y 277 para Subteniente (253 de Armas y 24 de Servicios).



Respecto a la Marina, se ha dispuesto una sola vacante para el grado de Vicealmirante, asignada a oficiales de la Promoción 1981. Para el grado de Contralmirante son 11 puestos (10 de Armas y 1 de Servicios).



Seguidamente, son 44 plazas para Capitán de Navío (33 de Armas y 11 de Servicios); 67 para Capitán de Fragata (46 de Armas y 21 de Servicios); 62 de Capitán de Corbeta (38 de Armas y 24 de Servicios); 114 para Teniente Primero (97 para Armas y 17 para Servicios); y 82 para Teniente Segundo (82 para Servicios).



En la Fuerza Aérea se ha dado luz verde solo a una vacante para el ascenso al grado máximo de dicha institución castrense: Teniente General.



El Ministerio de Defensa aprobó 9 plazas para el ascenso al grado de Mayor General de la FAP (9 de Armas y 1 de Servicios); 41 para Coronel (30 de Armas y 11 de Servicios) ; 47 para Comandante (34 de Arnas y 13 de Servicios); 51 para Mayor (42 de Armas y 9 de Servicios); 57 para Capitán (34 de Armas y 23 de Servicios); y 41 para Teniente (34 de Armas y 7 de Servicios).



Se debe resaltar que el Ejército ha previsto 17 plazas para el ascenso de oficiales y otras 22 para subalternos de Inteligencia.



Respecto a la Fuerza Aérea, ha dado espacio para tres oficiales de Inteligencia . La resolución de la Marina no lo precisa.



En esta semana el jefe del Estado deberá suscribir las resoluciones supremas correspondientes para el ascenso de los oficiales de mayor graduación de los institutos castrenses.  

CLAVES

De acuerdo con fuentes de los tres institutos castrenses consultadas por La República, el número de vacantes que aprobó el Ejecutivo corresponde a la propuesta que elevaron los comandantes generales.

No obstante, dentro de sus facultades, el jefe del Estado podría incrementar las plazas para ascender a los oficiales que les parezca conveniente.



Ahora les toca a las FFAA proponer al presidente los nombres de oficiales que deben ascender a los más altos grados. Eventualmente, el mandatario puede hacer cambios.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo