Temas del día

Hugo Chávez según una crónica de Gabriel García Márquez

Chávez y Gabo conversaron a bordo de un avión, en un viaje de La Habana a Caracas.
Chávez y Gabo conversaron a bordo de un avión, en un viaje de La Habana a Caracas.
“A medida que me contaba su vida iba yo descubriendo una personalidad que no correspondía para nada con la imagen de déspota que teníamos formada a través de los medios. Era otro Chávez. ¿Cuál de los dos era el real?”, escribió el Nobel de Literatura colombiano en 1999.

El reconocido escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez realizó una crónica allá por el año 1999 al entonces ya electo presidente venezolano Hugo Chávez , tras una conversación a bordo de un avión en donde fue descubriendo la vida del líder del Movimiento Revolucionario Bolivariano.

“Nos habíamos conocido tres días antes en La Habana, durante su reunión con los presidentes Castro y Pastrana, y lo primero que me impresionó fue el poder de su cuerpo de cemento armado. Tenía la cordialidad inmediata, y la gracia criolla de un venezolano puro ”, relata Gabo.

La crónica, bajo el título “El enigma de los dos Chávez” , se publicó por primera vez en la revista Cambio de Colombia en febrero de 1999 y ha vuelto a ser publicada el día miércoles 06 de marzo por la revista digital argentina Anfibia con el título “El sol de tu bravura” .

“Desde el primer momento me había dado cuenta de que era un narrador natural . Un producto íntegro de la cultura popular venezolana, que es creativa y alborazada. Tiene un gran sentido del manejo del tiempo y una memoria con algo de sobrenatural , que le permite recitar de memoria poemas de Neruda o Whitman, y páginas enteras de Rómulo Gallegos”, escribió el Nobel de Literatura colombiano.

A través del perfil, García Márquez va contando la vida del desaparecido mandatario Hugo Chávez , su contacto con la historia, el ejército y la política venezolana. Sus deseos y motivaciones al inicio de su primer periodo presidencial como las anécdotas que surgieron en la conversación.

“Mientras se alejaba entre sus escoltas de militares condecorados y amigos de la primera hora, me estremeció la inspiración de que había viajado y conversado a gusto con dos hombres opuestos . Uno a quien la suerte empedernida le ofrecía la oportunidad de salvar a su país. Y el otro, un ilusionista, que podía pasar a la historia como un déspota más”, así finaliza la crónica el gran Gabo.

Lea aquí la crónica completa .

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo