Temas del día

Drama.

Peruano mata a su esposa y se suicida en Nueva York

Familia. Clara con su esposo Eddy Abregú y sus hijas. Nada hacía presagiar el desenlace.
Familia. Clara con su esposo Eddy Abregú y sus hijas. Nada hacía presagiar el desenlace.
Eddy Abregú maltrataba a diario a Clara Urbina y ella decidió separarse. Él la buscó para pedirle perdón, pero al ser rechazado desató la tragedia en EEUU.

Óscar Chumpitaz C.

Eddy Abregú Chacón tenía 51 años y era un hombre violento. Su esposa, Clara Urbina Villalobos (45), recibía maltrato diario, tanto psicológico como físico. El lunes ella se llenó de valor, le dijo que el amor se había terminado hacía tiempo. Era mejor terminar. Él la había buscado para pedirle perdón, pero al ser rechazado desató la tragedia en un barrio de Nueva York: mató a tiros a la madre de sus dos hijas y luego se suicidó.

Testigo de este drama fue Alicia Urbina, hermana de Clara. "Ella había llegado a mi casa para ocultarse, pero ese hombre la siguió y entró a la cochera", le contó por teléfono a su padre César Urbina.

Eddy, taxista y empleado en un supermercado, enloqueció. No solo la acosó. También la golpeó. "Clara subió a su camioneta para intentar escapar, pero él abordó el vehículo y le disparó sin piedad mientras ella conducía por el camino de Oyster Bay, en Nassau", narró la testigo. 

"No pude hacer nada. Cuando salí corriendo escuché otro disparo. Ese hombre se había suicidado", insistió Alicia.

hombre violento

Don César Urbina recuerda que Clara y Eddy se conocieron hace 25 años en Comas.

 "Nosotros vivíamos en una casa muy humilde, no teníamos agua. Mi hija estaba por terminar la secundaria y él era aguatero", manifiesta. 

Recuerda que cuando Clara empezó a estudiar turismo se la llevó a vivir a La Molina."Él ya tenía una hija, pero ese hombre la seguía hasta que mi hija salió embarazada", dice el afligido anciano.

Hace 11 años, ella comenzó a trabajar en una agencia de viajes y se le presentó la oportunidad de viajar a los Estados Unidos a trabajar como nana. Un año después se llevó a su esposo y luego a sus hijas Margarita (24) y Clarita (11).

Geoffrey Whiteley, vecino de Clara Urbina, la calificó  como “una señora agradable”. Sobre Abregú dijo “era trabajador y alegre”. El padre de Clara asegura que era violento. Y detalla que su encono motivó que la pareja se separara hasta en tres  oportunidades. Esta vez fue la última y para siempre. ?

 

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo