Temas del día

Ex comando de la Marina muere en enfrentamiento a balazos con ‘raqueteros’

Lamentable pérdida. Policías trasladan los restos del ex marino a la morgue central.
Lamentable pérdida. Policías trasladan los restos del ex marino a la morgue central.
Se inmoló por su familia. Manuel Oré, diestro en lucha contrasubversiva, rescató ilesos a su hija y a su yerno que eran atacados frente a su vivienda de San Martín de Porres.

Ernesto Guerrero.



Camaradas del ex comando de la Marina Manuel Francisco Oré Gonzales aseguran que siempre fue un guerrero, un hombre de acción, quien demostró su coraje en decenas de enfrentamientos con terroristas en Ayacucho. Ayer, tres años después de pasar al retiro, la muerte traicionera lo alcanzó cuando combatía, sin temor, la delincuencia urbana en San Martín de Porres.



Dicen que Manuel Francisco no dudó ni un instante en utilizar su antigua arma de reglamento para salvar a su hija mayor Jenifer Oré Serralta (28) y a su yerno, el ingeniero industrial Omar Agustín Canales Benites (31), quienes se hallaban a merced de una banda de ‘raqueteros’.



En efecto, la pareja se disponía a bajar de la camioneta Hyundai D3R-081 para ingresar a la casa del ex marino, ubicada en la Mza. C, lote 31, de la asociación San Juan de Salinas, cuando cuatro individuos armados la atacaron con fines de robo.



"Mi padre se inmoló por nosotros. Luchó hasta el final...", cuenta Jenifer, recordando entre sollozos las escenas cargadas de violencia que tuvieron que afrontar.



Irma Serralta Obregón, esposa del ex militar, también fue testigo de excepción. Ella relató a la policía que el jefe de la familia apenas escuchó los gritos de su hija salió a la calle decidido a todo.



Mortal hemorragia



Durante unos minutos se batió a tiros con los ladrones, consiguiendo rescatar a sus seres queridos. Por desgracia, en la reyerta recibió un proyectil en el abdomen que le comprometió el hígado y le generó una hemorragia interna mortal, según comprobaron después  forenses de la morgue central.



En el lugar del enfrentamiento los agentes de la Divincri Norte encontraron regados en el piso más de diez casquillos de diferente calibre. También vestigios de sangre que no corresponden al fallecido.



Uno de los ladrones, a juzgar por las evidencias, habría escapado herido. La banda se llevó la camioneta Hyundai de la hija del Manuel Oré.



Zona roja



Vecinos de los Oré-Serralta se quejaron por la falta de vigilancia policial y total ausencia del personal de serenazgo en la  Urb. San Juan de Salinas.



"Vivimos en una zona roja. Los asaltos ocurren a diario. Los ladrones se han metido a mi casa cinco veces. Ninguno de los robos cometidos ha sido aclarado  por las autoridades", denunció Ángela Cancha (38),  domiciliada en la Mza. C, lote 3 de dicha urbanización. A unos metros está el colegio particular Hiraoka que también ha sido blanco del hampa.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo